Chemex: Bebiendo historia

Hoy en día es muy común cruzar la puerta de un café de especialidad y encontrarse de frente con una – o más de una – cafetera Chemex. Algunos de ellos hasta la utilizan como objeto de decoración ya que es toda una pieza icónica de diseño.

También podemos encontrarlas en las casas como uno de los utensilios de cocina dónde se preparan las tazas de café cada mañana para toda la familia a modo de liturgia.

Lo que seguramente muchos no sabremos es la historia que se esconde detrás de dicha cafetera y la repercusión que ha tenido durante décadas, no solo dentro del mundo del café sino también en el mundo del arte.

Corría la primera mitad del siglo pasado – el año 1941 para ser más preciso – cuando el químico e inventor alemán Peter Schlumbohm decide publicar la patente nro. 2.241.368 bajo el nombre de “filtrado de dispositivos”. Dicha versión contaba con un tubo de salida y un mango para poder sostenerla y fue diseñada para múltiples usos, incluyendo procesos de filtrado de laboratorio.

Al poco tiempo este elegante recipiente con forma de reloj de arena recibiría algunas modificaciones y se convertiría en El Filtro de Café Más Famoso de la Historia. 

El modelo tradicional contaría con un collar de madera pulida y corbata de cuero en el centro de la cafetera, la cual serviría para aislar el calor y poder sujetarla.

Mr. Schlumbohm siempre se caracterizó por aplicar funcionalidad y diseño a todos sus inventos, y con la Chemex ¡vaya que lo logró! Por un lado, ha conseguido un proceso de filtrado con resultados sorprendentes: un café claro, puro, sabroso y sin amargor ni sedimentos de ningún tipo… sin importar qué tan fuerte prepares el café, nunca sabrá amargo. Debido a su pureza es posible tapar el café preparado Chemex para almacenarlo en el refrigerador y recalentarlo más tarde, y todo esto sin perder una pizca de su sabor.

En cuanto al diseño, la Chemex se ha convertido en una pieza de arte fundamental que ha ganado mucha relevancia con el paso del tiempo. Ha sido elegida como uno de los 100 mejores diseños de los tiempos modernos y actualmente se encuentra en exposición permanente en el Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA), en el Museo de Arte de Filadelfia y en el Museo Corning también en la ciudad de Nueva York. Como así también ha aparecido en infinidad de series de tv y películas convirtiéndose en parte de la cultura popular.

Actualmente se sigue produciendo y distribuyendo en todo el mundo para que cada amante del café tenga la posibilidad de deleitarse con un filtrado único que ha sido pensado y diseñado para acariciar paladares.  Así que la próxima vez que tomes Café de un Chemex no solo disfrutarás de saboréalo sino también de sentir, que en cada sorbo, estás bebiendo historia.